Sicoterapia

El otro día fui a I. mi sicoterapeuta. Estaba eufórico ese día, contento, sé que estos días son poco frecuentes ahora los disfruto. Volvió a salir durante la sesión, mi adicción a empezar las cosas con mucho ímpetu para la luego abandonarlas, este comportamiento me aleja de éxito o de lo que yo quiero, como me dice I, es todo un proceso y hago que ese proceso sea un único paso y lo abandone, porque ya no funciona, la necesidad de magia,  la búsqueda de la inmediatez.

Si es cierto que con la meditación empiezo a ser consciente de muchos personajes, algunos tan frecuentes que pasaban desapercibidos, el yo al que todo le parece una mierda, que está cansado de vivir, el que se justifica continuamente, el que abandona las cosas al poco de empezarlas,  el criticón una larga lista de personajes o comportamientos, que no soy yo,  no creo que yo sea una serie de comportamientos adquiridos.

El proceso ahora es trabajar mi proyecto profesional, porque me quiero volver a Málaga, aunque sea pasando por Logroño, esto también salió en la sesión, quiero estar en Málaga, pero lo voy dejando, también es cierto que mientras mi pareja resida en Logroño es más complicado, tendré que hacer equilibrios. Aquí si discrepo con I. Quiero estar con mi pareja y quiero estar en Málaga, sé que ambas cosas son incompatibles ahora mismo y esto no tienen porque serlo en un futuro. En cualquier caso, el volver a Málaga pasa por tener un proyecto profesional sólido.

Ya fuera de la sesión, me di cuenta la semana pasada,  cosas de estar haciendo el curso de budismo, que no solo está el apego a lo físico, una casa o un familiar, también estoy apegado a otras cosas que son absurdas  cuando me doy cuenta: que estoy apegado a mis opiniones, a mis personajes, como si eso tuviera valor,  como si fuesen una estrellas fijas en el cielo, que marcan un destino inequívoco. He cambiado de opinión sobre temas a lo largo de mi vida, antes quería ser un directivo, ahora quiero ser freelance para tener tiempo y poder trabajar desde donde quiera, por poner un ejemplo, y esto puedo cambiarlo mañana si realmente me apetece, es el aceptarme cambiante, con derecho a querer hoy a y mañana b, lo que me dará libertad, añadiendo el matiz, que trabajé en sicoterapia el otro día, que las cosas en la vida son un proceso, una receta, comprando los productos  en el supermercado, no me da la experiencia de saber, si el plato me gusta, o no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s